Garoña: una gran victoria que hay que saber valorar en su justa medida

El ministro de Energía, Álvaro Nadal, aseguró el martes que el Gobierno no renovará la autorización de explotación de la central nuclear de Garoña, lo que significa que la planta quedará definitivamente cerrada.Sería ingenuo pensar que esta victoria ha sido fruto única y exclusivamente de la presión popular, pero a nadie puede quedarle la menor duda de que la presión popular, ejercida de forma continuada durante décadas, unas veces con más eco y otras con menos, ha sido DETERMINANTE.

Ojo, que esto no ha acabado. Ahora debe verificarse el desmantelamiento efectivo de la central, sin que nos den gato por liebre. En ese sentido, es preciso recordar que en los presupuestos generales de 2017 existe una partida para instalar un almacén temporal de residuos radiactivos en Garoña. Habrá que estar alerta, no vaya a ser que la central, efectivamente, quede cerrada, pero, en contrapartida, se convierta en un cementerio nuclear. Del mismo modo, habrá que denunciar cualquier intento de Nuclenor de recibir compensaciones, de manera directa o indirecta. Paralelamente, hay que reivindicar una alternativa socioeconómica para la zona.

Ahora bien, sin bajar la guardia, no nos cabe duda de que quienes aspiramos a una Euskal Herria y un planeta más habitable tenemos hoy motivos legítimos para celebrarlo por todo lo alto. Zorionak!

Eguzki

Tags: