¡Detengamos la dictadura directa de la burguesía!

Vivimos una crisis capitalista en la que la pandemia provocada por la Covid-19, está cumpliendo una función de catalizador. Como hemos visto en los últimos años, el capital está en necesidad de emprender una reestructuración. Ejemplo de ello son los planes que ha puesto en marcha el Banco Central Europeo para mantener el modelo de acumulación anterior o la evidente polarización de la sociedad, la descomposición de la clase media y la proletarización de la sociedad. Aunque el propio virus haya creado una crisis sanitaria, en contra de la opinión que ha extendido la burguesía, esta crisis estructural del sistema responde a la lógica de la acumulación de capital y no a la mala gestión de uno u otro partido político. El capital financiero, los políticos profesionales y los grandes empresarios han aprovechado este extraordinario contexto para llevar a cabo reformas estructurales.

El proceso de proletarización que se está dando a nivel europeo no es un hecho aislado, responde a las medidas mencionadas anteriormente, y la consecuencia clara es el empobrecimiento de masas extensas de la sociedad. Por otro lado, sufrimos una gran restricción de los derechos civiles y políticos, se ha impuesto una dictadura directa y como consecuencia de ello los trabajadores hemos quedado bajo la arbitrariedad del poder burgués. De hecho, bajo la excusa de la pandemia se ha suspendido tanto el derecho de reunión como la movilidad entre muchos otros, impidiendo las condiciones necesarias para llevar a cabo una mínima actuación política. Para esto, han puesto en marcha nuevos mecanismos de control social, cámaras, sistemas de reconocimiento facial, drones de vigilancia, etc.

En esta situación quisiéramos subrayar el papel de la socialdemocracia, que ha apoyado todas las medidas adoptadas junto con todos los demás partidos institucionales, obedeciendo a los intereses del gran capital, responsabilizando así de toda esta situación a la clase obrera. Por enésima vez se ha demostrado que en las contadas crisis los representantes de la clase media no tienen nada que ofrecer al proletariado.

En nuestra comarca los jóvenes trabajadores hemos tenido que sufrir consecuencias directas. Esta situación inestable ha supuesto muchos despidos, teniendo en cuenta que los contratos que tenemos los jóvenes son, en general, temporales y que somos los primeros en ser despedidos en contadas crisis, encontrándonos indefensos. Por otra parte, los diversos acontecimientos que se han dado en las últimas semanas ponen de manifiesto la arbitrariedad del poder burgués. Siendo un ejemplo de esto las persecuciones policiales continuadas ocurridas en Mosku, Irun. Estos hechos no se pueden entender sin atender a las ideas difundidas en los últimos meses a través de los medios de comunicación de masas: habiéndose criminalizado a la juventud bajo el pretexto de responsabilidades individuales, creando con ello las condiciones necesarias para que se produzcan tales. Por otro lado, una vez más, se está produciendo una inusual presencia policial en las fronteras de Santiago y Behobia, a través de fuerzas represivas de todos los colores, condicionando especialmente la movilidad de nuestra comarca y, por tanto, los vínculos que existen más allá de la producción capitalista.

En este sentido, hace dos semanas Gazte Koordinadora Sozialista inició una campaña de denuncia con una serie de puntos:

    - En primer lugar, exigimos la derogación de las medidas disciplinarias y policiales impuestas como consecuencia de la pandemia provocada por la Covid-19.

    - Junto a esto, consideramos imprescindible reforzar los recursos sociales de salud, ya que creemos que el conocimiento y los recursos técnicos existentes no se están utilizando para hacer frente a la pandemia, sino para responder a la agenda del gran capital.

    - Finalmente, creemos que del mismo modo que la burguesía está organizada a nivel internacional, la expansión de la organización comunista nos es indispensable a los miembros de la clase obrera para articular la defensa de los derechos civiles y políticos.

Es por ello que animamos a la juventud obrera de Bidasoaldea a acudir a las movilizaciones convocadas por GKS.

¡Detengamos la dictadura directa de la burguesía!


Xabi Pagalday eta Simon Vidal

Etiquetas: 

 

Angulaberria.info ez da angulaberria talde editorialaren izenpean ez dagoen iritziez erantzule egiten. Gure desira era guztietariko debate aberasgarriak bultzatzea da.